El porcentaje del PIB que la UE gasta en políticas familiares multiplica por seis lo invertido en España

El hecho de que en nuestra sociedad aumente el número de familias monoparentales conlleva que también aumente el riesgo de sumergirse en la pobreza, incluso en la exclusión social.

Es un tipo de familia, aún minoritaria, que requiere una mayor atención por parte del Estado del bienestar, habida cuenta de que en solitario resulta mucho más difícil conciliar la ocupación remunerada y el cuidado de la familia.

Los hogares compuestos por hijos que viven con uno solo de sus progenitores constituyen el 15% del total. Además, si tradicionalmente la familia monoparental provenía del fallecimiento de uno de los cónyuges, la actual presencia de separaciones y divorcios ha dado lugar a lo que se conoce como modernización de la monoparentalidad. Cambio al que también contribuyen las mujeres que han escogido ser madres sin vivir con pareja, o las que adoptan en solitario. Tipología esta última a la que se adscriben asimismo algunos hombres, todavía pocos.

En el caso de ser familia monoparental, el mantenimiento del hogar se complica. Viviendo en pareja no sólo se comparten gastos, sino responsabilidades. Si conjugar trabajo y hogar entre dos ya representa una labor ardua, una persona sola ve cómo los recursos menguan mientras que las carestías y obligaciones crecen. Aparece así una clase de parentalidad que requiere especiales políticas de apoyo, con objeto de que madres solas (acaso padres) con hijos menores puedan afrontar su cometido de manera semejante al resto de familias, con las mínimas desventajas económicas, sociales y personales.

En una sociedad familista como la nuestra, el soporte de los parientes constituye un bagaje que aporta tanto recursos económicos como refuerzos en el cuidado de los niños, sin olvidar el equilibrio anímico que proporciona. Atender a la familia de forma unilateral puede traducirse en una precariedad económica que no sólo afecta al adulto, sino también a la criatura y sus oportunidades cara al futuro. Pero también puede desembocar en inestabilidad emocional ante la dificultad de compaginar la crianza y la obtención de un salario. En sociedades donde, a diferencia de la nuestra, la colaboración de los parientes dista de ser primordial, es la Administración la que asume las prestaciones que salvaguardan ambos aspectos: el financiero y el psíquico. Es así hasta el punto de que el porcentaje del PIB que la Unión Europea destina a políticas familiares multiplica por seis lo invertido en nuestro país.

Cabe preguntarse hasta qué punto el voluntarismo de los allegados llega a suplir la eficacia de ayudas públicas en favor de la familia monoparental. Ese hogar distinto que requiere más guarderías, horarios flexibles adaptados a la jornada laboral de la madre (en ocasiones, el padre), un servicio de canguros al que recurrir cuando el pequeño enferme, una atención posparto para la mujer sola que comprenda cuidados tanto para ella como para el bebé, incluidos los consejos sanitarios y la ayuda en las tareas domésticas durante los primeros días.

No sólo cambian las estructuras familiares, sino que ha nacido un nuevo concepto, el de que la institución familiar ya no pertenece sólo a la esfera privada, sino que participa del interés público. Una conciencia de pleno derecho que merece la atención de los presupuestos del Estado.

Eulalia Solé, socióloga y escritora
La Vanguardia

Gracias a COMFIA

Relacionados

La feminización de la pobreza - ROSA COBO Y LUISA POSADA - 15/06/2006 - EL PAÍS

El 20% de la población corre el riesgo de caer en la pobreza según el Consejo Económico y Social

Cáritas insiste en el aumento de la pobreza de las mujeres canarias
la organización atendió sólo en sus tres centros a 590 mujeres en 2005

Empresas deben romper el 'círculo vicioso corrupción-pobreza'

El rostro de la pobreza en las Islas es de mujer, inmigrante y cada vez más joven

Caritas confirma un “rejuvenecimiento de la pobreza” en el área de Barcelona

Pobreza con rostro de niña

Lluis Flaquer de la UB: «Los colectivos en riesgo de pobreza ya no son los jubilados, sino los niños»

Protecciones desprotegidas

Càritas detecta un aumento de la pobreza entre mujeres en Lleida

«La pobreza lleva al terrorismo, a los asaltos a viviendas y a la emigración»
Fernando Casado analizó ayer en la Escuela Jovellanos el programa de la ONU para la erradicación de la pobreza

«Vamos a peor con la pobreza desde que entró en vigor el euro»

La pobreza crece en los suburbios urbanos de Sevilla

LA POBREZA EN LA EUROPA ¿RICA? - Jesús Caudevilla. Mi opinión. 17/06/2006

Bolsas de pobreza en Valencia

Unicef denuncia que crece la pobreza infantil en países ricos

ONU.- La ONU abre una oficina en Barcelona para impulsar la campaña por la erradicación de la pobreza en el mundo Menudo paripé, ¿habrá que pasarse por allí para leerles la cartilla?

"La pobreza es la mayor catástrofe"

La mayor pobreza en las ciudades dispara la agricultura urbana de subsistencia

Pobreza e hipocresía

Suárez del Toro: Abordar extrema pobreza es un imperativo ético

'Voces contra la pobreza', en Barcelona

«Un mundo sin pobreza es posible»
El economista hindú Muhammad Yunus rechaza la eficacia de las obras benéficas

Medio millón de personas vive en la pobreza en 240 zonas desfavorecidas de la Comunitat Valenciana

Entrevista con Mike Davis: La pobreza urbana y la lucha contra el capitalismo